A lo largo de su historia, Loro Parque se ha mantenido firme en su compromiso con la conservación de la naturaleza y ha trabajado cada día para hacer partícipes a sus visitantes de su misión: proteger y conservar a los animales y sus hábitats naturales para las generaciones futuras.